El KIAI es algo más que un grito. En el combate sirve para aumentar la eficacia de la técnica, desorientar al adversario y sorprenderle con una explosión de energía interna que se libera en el momento adecuado.
Primero debemos aprender a dominar la respiración abdominal de la misma manera que hacen los cantantes líricos con la impostación vocal.
Al inspirar expandir el abdomen (HARA) contrayendo ligeramente el perineo. La energía interna se concentra en la región abdominal. Espirar con una contracción potente de la musculatura abdominal liberando el aire. Al pasar entre la cuerdas vocales produce una vibración sonora que emana del estómago, denominada KENSEI, existen varios tipos.
Si coordinamos el movimiento biomecánico del cuerpo con la expresión vibratoria del Kiai, el resultado es una acción contundente que manifiesta el equilibrio entre lo externo y lo interno.
Lleva años conseguir sacar un sonido espontáneo y auténtico. Recuerdo perfectamente el kiai del maestro Tamura, tenía una sonoridad algo aguda y muy penetrante
Juan Manuel Villena

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

eighty eight + = ninety six