Dicen que la puntualidad es: cortesía de reyes, deber de caballeros, hábito de gente de valor y costumbre de las personas bien educadas. Que pena hacer de la impuntualidad una virtud, que gran error sobre todo en un budoka.
La puntualidad es una manera de respetar a los demás, forma parte de la etiqueta del dojo. El tiempo es algo tremendamente valioso y eso es algo que intentamos perfeccionar e interiorizar en todos los movimientos de Aikido. Estar a tiempo y desarrollar el sentido de la oportunidad a la hora de atacar o neutralizar es algo intrínseco a un buen MA AI.
El impuntual está robando el tiempo de los demás y en el contexto del combate puede suponer la muerte o una clara desventaja respecto al adversario.
La puntualidad debe ser rigurosa en todos los actos de nuestra vida diaria, y en nuestro caso forma parte del compromiso personal hacia la Excelencia del Aikido. Implica orden, disciplina, respeto, responsabilidad, etc.
No solo hay que estar, hay que estar a tiempo, hay que estar preparado antes. Para mí esa es la disposición de espíritu de un budoka, algo tremendamente dificil sobre todo en un país donde culturalmente, la impuntualidad es algo aceptado y en algunos casos hasta resulta gracioso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

+ 83 = eighty five